CASTELLANO, voluntarios Abay

Walmara

La risa de Korra. La dulzura de Sena. Los bollos calentitos de Dassi. El viento que sopla al atardecer. Las estrellas que se caen por las noches. La alegría de Gemechu. La amabilidad de Adugna. La inocencia de Bachu. Las lentejas con arroz de Abarash. Los ojos de Abarru. La curiosidad de Derebe. La sonrisa de Birhanu. El perfume de la casa de Kuma. Las canciones de Motuma. La sala de dibujos de Bacho. La timidez de Alemayehu. La elegancia de Asnakets. El ruido del pozo. El silencio de las montañas. El olor a café omnipresente… La hospitalidad de todas las personas de Walmara.

Estos son algunos de los motivos por los que un año más me gustaría volver y seguir documentando la vida en Walmara y los proyectos de Abay ya consolidados así como los que se han puesto en marcha recientemente.
Muchisimas gracias!

Lorena Oliver
Captura de pantalla 2014-09-03 a la(s) 22.45.00

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s