CASTELLANO, voluntarios Abay

Áster y mi mano blanca

Tienes la mirada limpia como las aguas del Nilo azul, y la piel brillante como el sol etíope sobre los campos de teff y trigo.

Tienes la voluntad férrea de las mujeres de tu tierra, y con ella luchas y consigues mi mano.

Después la contemplas embelesada, como un tesoro que te regala la vida.
La acaricias y la besas con ternura, mientras la miras y te olvidas de mí. Como si fuese un objeto separado y único. Un objeto al que adorar. Un juguete mágico. Una mano diferente. Una mano blanca que nunca has visto tan de cerca.

Te contemplo y las lágrimas inundan mis ojos. Pienso en la contradicción del gesto. Debería ser yo el que besase tus manos, tus mejillas y tu pelo recogido en trenzas.
Me agacho y me miras de frente a los ojos.

Tienes la sonrisa fácil y el aroma de Etiopía en las manos, que beso ahora correspondiéndote, mi querida niña Áster, mi querida niña.

Volveré.”

aster

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s